lunes, 16 de agosto de 2010

LA DOLOROSA DE CAJAMARCA LEYENDA SOBRE LA APARICIÓN DE LA IMAGEN

Escrito por Marcela Olivas - Directora INC Cajamarca

domingo, 25 de marzo de 2007

El próximo viernes 30 de abril, en la MISA DE FIESTA que las instituciones civiles, políticas y religiosas ofrecen a la Patrona de Cajamarca, La Virgen de los Dolores, el INC-Cajamarca condecorará la sagrada imagen con la Orden Kunturwasi. De ésta manera todos los trabajadores del Instituto de Cultura de Cajamarca se aúnan a ésta devoción popular que congrega y une el pueblo cajamarquino. Doña Elsa Vásquez Pereyra, ilustre cajamarquina, recogió ésta leyenda sobre la aparición de la imagen:

“Cuentan en que ante los deseos de los cajamarquinos de tener una imagen de la Madre de Dios ante la cual exteriorizar su profunda devoción y en respuesta a tantos pedidos y súplicas, cierto día arribaron a la ciudad dos ángeles, que bajo la apariencia de jóvenes peregrinos pidieron hospedaje en el Convento franciscano. Conversando con sus anfitriones dieron a conocer que eran escultores de profesión, noticia que se esparció y llenó de alborozo al pueblo entero, contratándolos de inmediato para que tallaran la anhelada imagen.

Los extraños viajeros aceptaron bajo la condición de que se les cediera el uso de una habitación privada donde pudieran trabajar tranquilamente durante tres días, rehusándose aún a que se les proporcionara alimento y bebida.

Transcurrido el plazo señalado acicateados por al curiosidad y sorprendidos por el silencio que reinaba en el recinto, convertido-sin saberlo ellos- en taller angélico, frailes y feligreses decidieron averiguar qué sucedía y abrieron la puerta.



Al entrar, una emoción gratísima y celestial embargó sus almas al encontrar en el centro del aposento, radiante de sobrenatural belleza, a la incomparable y dulce imagen de la Virgen de los Dolores. Los artífices habían desaparecido, pero no faltó un madrugador vecino que aseguró haberlos visto desde la Plaza de Armas convertidos en “dos blanquísimas palomas de grácil silueta, y perderse en el azul, dejando tras de sí una refulgente estela”

La imagen se halla en la hermosa Capilla de Los Dolores edificada al costado de la Iglesia de San Francisco, data de 1722 en que se dio inicio a la construcción, la imagen de la Dolorosa se ubica en el retablo del altar mayor, al centro y en sitial de honor.

La Virgen de los Dolores es la patrona tutelar de la ciudad de Cajamarca, coronada el 14 de junio de 1942 en el Primer Congreso Eucarístico Diocesano de Cajamarca, es una imagen de vestir del siglo XVIII en madera policromada de 1.60 cm. de estatura.

En Cajamarca se celebra la festividad de la Patrona y Reina el Viernes de Dolores, fecha movible de la Cuaresma que antecede una semana al Viernes Santo.

Su festividad se inicia con la Setena: son siente noches de oración dedicadas a honrar los siete dolores de María y que constituye la más arraigada y entrañable tradición religiosa cajamarquina, para ello la imagen es trasladada de su Capilla a la contigua Iglesia de San Francisco, en donde se realizan todos los actos de oración comunitaria y para dar cabida a la gran cantidad de devotos que acuden para rendir su homenaje de fe a la Dolorosa.

Los distintos barrios de la ciudad se distribuyen la responsabilidad de los veladores encargados, cada una de las noches, del arreglo del altar, entablándose entre ellos una sana y fraterna competencia para lograr cada quien la mejor iluminación y el más artístico adorno de la enorme escalinata que cubre el altar mayor del templo, la cual se convierte en una bella cascada de luces y flores, en cuya cúspide es colocada la imagen.

La última noche de la setena, en las Vísperas, el saludo del pueblo se convierte gracias a la pirotecnia, en haces de luz que iluminan la oscuridad del cielo con el chisporroteo detonante de cohetes y la quema de “los castillos”.

Cuando la imagen de la Dolorosa va a salir en procesión, lo primero que se hace es revestirla con su ropaje de gala que consiste en una blanca túnica bordada con perlas y en sus manos lleva el paño de lágrimas. Luego sus hombros son cubiertos con un precioso manto de terciopelo de 8.50 mts. de longitud adornado con artísticos motivos florales recamados con hilos de oro, una obra maestra de las laboriosas manos de las monjas clarisas de Trujillo. Así luce sobre la media luna de plata que yace a sus pies, sobre su pecho el corazón atravesado por los siete dolores marianos representados alegóricamente por siete espadas de plata y rodeada la cabeza por una aureola de rayos argentados, recibe luego la corona de oro y piedras preciosas confeccionada por el joyero cajamarquino Francisco Arana.

En el Día Central, la Misa de Fiesta es ofrecida por la Guardia de Honor de la Virgen de los Dolores y a las 7.00 pm. se realiza la procesión de Encuentro de Jesús Nazareno con su Madre Dolorosa.

Cada cinco años la Imagen sale en procesión por los barrios de Cajamarca, estos le rinden homenajes con arcos y altares, flores y rezos. Inicia su recorrido a las 12 del día y hasta la medianoche está recorriendo la ciudad.

La Dolorosa es la única que detiene a Cajamarca, iluminando con su fe a sus devotos. Es la fuerza espiritual que congrega a todo el pueblo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada